¿Cómo limpiar las cubiertas de la bicicleta?

Es frecuente regresar de un viaje, solo para almacenar la bicicleta, suponiendo que no es requisito pues próximamente la volveremos a emplear. No obstante, en el transcurso de un viaje la bicicleta amontona mugre y polvo que tienen la posibilidad de dañar sus elementos. Cuanto mucho más sucio esté, mayor posibilidad de padecer algún daño.

Si es imposible lavar, cuando menos le aconsejamos adecentar la mugre agregada de las barras colgantes. Asimismo se sugiere adecentar la cadena con un paño seco para remover el exceso de polvo o barro. Si su bicicleta tiene frenos en V, verifique que la llanta de la rueda y las pastillas de freno no estén contaminadas. Si su bicicleta tiene un cuentagotas o un tallo de taburete, asimismo debe adecentar el polvo, la mugre o el barro con un paño. Finalmente, es una gran idea comprobar los pedales para advertir si hay conjuntos de barro seco que obstruyan las agujas o los pedales de contacto automático.

Preremullado

Comienza con la limpieza general del rollo. Rocíe cada campo con la manguera para remover los restos mucho más enormes de mugre y barro.

Recuerde que la presión del agua ha de ser baja; de lo contrario, las almohadillas o la suspensión van a poder dañarse. Pasar la primera cubierta de jabón con la esponja y enjuagar.

Recortar el cuadro con agua y jabón

Para remover la mugre mucho más que se pega va a ser preciso elaborar una mezcla de agua y jabón. Con una esponja o harapo amontona realmente bien toda la pintura. Se aconseja usar agua ardiente para aflojar la grasa y hacer más simple su supresión.

Tras unos minutos, el desengrasante debería haber funcionado y debería haber aflojado la pistola del tren de capacidad. Limpie realmente bien la cadena, los desviadores, los platos y los piñones con agua y jabón. Una aceptable opción alternativa a la limpieza entre cadenas en bicicletas de múltiples velocidades es usar un cepillo (un cepillo de dientes viejo marcha realmente bien).

Engranaje, casete, ruedas…

Para adecentar el casete no es requisito desmontarlo. Las coronas se tienen la posibilidad de adecentar con un cordón de algodón, lo llenaremos de gasolina. El desviador trasero asimismo recopila mucha mugre. Tenemos la posibilidad de remover esta acumulación de mugre con cepillos de cerdas duras. Un cepillo de dientes de cerdas relleno de disolvente nos servirá en las poleas y en el paralelo. La limpieza de las ruedas no solo debe remover toda la mugre, asimismo debe localizar los daños que hayan sufrido a lo largo del empleo de la temporada.

Con canción de cuna nos vamos a centrar en las llantas, limpiando bien los laterales a fin de que no quede ningún indicio de fricción del zapato. Se debe tener precaución con estas maniobras, pues podríamos dañar la cubierta anodizada. Para las llantas de carbono tenemos la posibilidad de usar un detergente desengrasante y una almohadilla de fibra despacio.

La estructura:

  • La estructura es la armadura maleable del neumático, normalmente nylon, medida en TPI (Threads Per Inch), o sea, hilos por pulgada de tejido de trama. Acostumbran a ir entre 60 y 250 TPI si bien ahora se están encontrando ciertos neumáticos con 320 TPI.
  • En cambio, los neumáticos con el tejido TPI mucho más prominente (mucho más espeso) tienen menos caucho, son mucho más rápidos y proponen menos resistencia a la rodadura, esto es, son mucho más veloces, pero de forma frecuente son los mucho más costosos.
  • Si bien, en cambio, al tener menos goma, tienen mucho más posibilidades de pincharse y duran menos. El tejido de nylon da a la estructura exterior de goma una sensación despacio. Comunmente el TPI está marcado al lado de los neumáticos, ciertos tubulares alcanzan los 320 TPI.
  • La cubierta protectora del neumático está llevada a cabo de un tejido particular y se pone bajo la banda de rodadura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *